Blog

La verdad y, nada más que la verdad, acerca del electrofitness

El electrofitness es el entrenamiento de moda. Los centros de electroestimulación se están proliferando de forma exponencial, bajo el sustento de franquicias que, con apariencia de centros de estética, prometen resultados milagrosos con tan solo 20 minutos semanales de entrenamiento.

A continuación, analizaremos las diferentes promesas milagrosas del entrenamiento con electroestimulación.

¿En qué consiste la técnica del electrofitness?

El término “electrofitness” responde a las siglas EMS (Electrical Muscle Stimulation); su consistencia radica en, por medio de un traje integrado de electrodos, la emisión de señales eléctricas idénticas a las que el cerebro envía a las neuronas para que estas produzcan, a su vez, una contracción del tejido muscular. Este sistema no es pionero o vanguardista ya que, su función, es más que conocida en el campo de la fisioterapia y rehabilitación funcional.

No obstante, en la actualidad, está cobrando gran protagonismo en el ámbito del entrenamiento físico, integrando, asimismo, su empleo/función como un método de entrenamiento global, aprovechando sus beneficios en la contracción profunda y localizada de la fibra muscular para desencadenar, por ende, una contracción simultánea de grandes grupos musculares y obteniendo, con ello, grandes ventajas metabólicas y neuromusculares.

Se trata pues de una herramienta más que productiva y fructífera dentro de un programa de entrenamiento físico. Prueba de ello es que el mejor atleta de todos los tiempos, Usain Bolt, lo utiliza como conveniente método de entrenamiento.

Sin embargo, como suele ser habitual dentro de la gran industria del fitness, sus beneficios se han exagerado, sacando de contexto ciertos parámetros fisiológicos para así, vender un producto a través del cual conseguir el cuerpo perfecto con el mínimo esfuerzo posible.

MITOS DEL ELECTROFITNESS:

“QUEMA 2000 Kcal EN TAN SOLO 20 MINUTOS”.

Realmente, no existe actividad física capaz de generar ese impacto metabólico en tan poco tiempo. Es materialmente imposible que el organismo humano pueda soportar ese consumo calórico en 20 minutos. Esta falacia puede estar apoyada en que, al tratarse de una actividad de gran intensidad, la recuperación del esfuerzo será más prolongada y el balance metabólico será, considerablemente superior al de una sesión de entrenamiento convencional.

“20 MINUTOS A LA SEMANA ES SUFICIENTE PARA ADELGAZAR O GANAR MASA MUSCULAR”.

Sin duda, este es el principal eslogan que utilizan para abrir mercado a todos aquellos usuarios sedentarios que no les gusta hacer deporte o que no tienen tiempo para ello. El electrofitness es un tratamiento efectivo para personas que no realizan ningún tipo de actividad en tanto que se produce una movilización de la mayor parte de grupos musculares. Sin embargo, este hecho es difícil de lograr con tan poco tiempo de entrenamiento para una persona habituada a una vida sedentaria.

Bajar de peso o aumentar masa muscular empleando 20 minutos en hacer ejercicio -de un total de 10.080 minutos semanales- bajo hábitos de vida sedentarios, es una afirmación irrisoria. La validez de ese entrenamiento dependerá, estrecha y paralelísticamente, de un apoyo nutricional  sólido, y una rutina complementaria de entrenamiento. De lo contrario, únicamente estaremos consiguiendo una mera activación muscular.

“EL ENTRENAMIENTO ES MÁS EFECTIVO; PRUEBA DE ELLO SON LAS AGUJETAS AGUDAS”.

Como ya hemos mencionado en otros artículos, las agujetas no son síntoma de entrenamiento eficaz, sino más bien de daño muscular. El electrofitness es una buena herramienta para lograr un estímulo intenso en el músculo y despolarizar fibras motoras de contracción rápida y media difíciles de alcanzar con el entrenamiento convencional. Con todo, ha de hacerse de forma proporcional y, máxime, adecuada al nivel de condición física del individuo ya que, un exceso de intensidad podría provocar un daño severo del sistema muscular, desencadenando patologías como la rabdomiólisis.

CONCLUSIÓN

El electrofitness es un buen método de entrenamiento físico, siempre y cuando se utilice inserto en un programa íntegro de entrenamiento y, sobre todo, sea conducido por profesionales de la actividad física y el deporte.

En One2one apostamos, sin duda, por el empleo del electrofitness dentro de diferentes programas de entrenamiento físico, combinados con el entrenamiento cardiovascular y el desarrollo de la fuerza. Así, se pretende aportar un estímulo de intensidad variado y diferencial al proceso de entrenamiento y, además,  repercutir, muy significativamente, en el proceso de adaptación muscular, en el desarrollo de la condición física integral y en la consecución de los objetivos propuestos (pérdida de peso o hipertrofia muscular).

Los milagros en Lourdes y el entrenamiento en One2one

 

Pablo Leante
One2one Training

WhatsApp chat
Scroll To Top