Blog

Como eliminar grasa de forma eficaz

REDUCIR CALORIAS VS TRABAJAR EL METABOLISMO

Hace poco leí un artículo de entrenamiento que me llamó la atención por el título. ¿qué es mejor para quemar calorías?.

Vamos al ataque…

El cuerpo humano es la maquina mas perfecta jamás creada. Su funcionamiento responde a infinidad de procesos químicos basados en unas precisas instrucciones a modo de receta, este funcionamiento entraña una compleja lógica interna, la cual nos caracteriza a cada individuo y nos hace únicos; nuestro ADN.

Cuando aludimos a la formula para quemar calorías o a las gallinas que entran por las gallinas que salen como metodología para afrontar cualquier desafío a nuestra composición corporal, quizás estemos metiendo algún gol, pero el partido esta abocado a la derrota, estamos saltando por encima de ese recetario, al que hemos llamado ADN, el cual determina que tengamos más barriga que la vecina de enfrente con la que desayunas habitualmente, por más que te pidas un café solo y ella un croissant de mantequilla, su figura seguirá luciendo más esbelta que la tuya.

Nuestro cuerpo sigue una hoja de ruta marcada por nuestro ADN y expresada de forma eficaz a través de los procesos metabólicos y hormonales, en estos procesos se van a administrar y suministrar todas las calorías que hemos consumido para desempeñar las funciones pertinentes.

Una vez llegados a este punto es donde surge el gran debate: ¿nos centramos en quemar calorías o en atribuirle más funciones de nuestro organismo?.

Si optamos por el camino fácil y acudimos al déficit de energía como medida de represión al Michelin, seguramente consigamos (por pura lógica matemática) bajar de peso. Sin embargo hemos de tener presente que las aguas siempre terminan en el mar y que nuestro cuerpo va a seguir la misma fórmula de almacenar grasa ante la escasa demanda metabólica.

Por el contrario, si enfocamos nuestro interés en que nuestro organismo tenga que adaptarse a una nueva receta y a funciones a los que no estaba acostumbrado,  se abrirá un nuevo cauce al río y nuestro cuerpo ya no volverá a ser el mismo.

¿CÓMO CAMBIAR EL METABOLISMO?

El primer paso, sin duda, es ofrecerle al cuerpo situaciones de estrés físico a las que no este adaptado. A ese estrés, los profesionales de la materia nos gusta llamarle ENTRENAMIENTO.

Pero ¿qué tipo de entrenamiento?.

Cuando el entrenamiento lo basamos en quemar calorías, sin ningún principio de adaptación o sobrecarga mas que el de deshacernos de los excesos, estaremos incurriendo en el mismo error que al dejar de consumirlas. El entrenamiento debe ir siempre enfocado directamente a crear un impacto hormonal, es decir, a provocar en el cuerpo procesos a los que no esta adaptado. Esta nueva situación hará que tenga que poner en marcha la maquinaria para satisfacer las exigencias metabólicas que le estamos imponiendo.

Por tanto, si lo que pretendemos es cambiar nuestro metabolismo, ese tipo de entrenamiento tiene que ir enfocado principalmente a generar masa muscular.

El entrenamiento de fuerza es el principal baluarte para promover la ganancia de masa muscular, pero fundamentalmente es el estímulo perfecto para que nuestro cuerpo segregue hormonas anabólicas como la testosterona o la hormona de crecimiento. Así se pondrá  en jaque nuestro recetario y le obliguaremos a adoptar diferentes esquemas corporales y estructurales a las que estaban diseñados de base.

Cuando nuestro organismo adquiere masa muscular, nuestro metabolismo  cambia de manera radical. El cuerpo necesita más glucosa que de costumbre, se abren nuevos depósitos de glucógeno y el cuerpo tiende más a la utilización de energía que al almacenamiento de esta en forma de tejido adiposo.

Otro aspecto a tener en cuenta es que mantener la masa muscular es algo que le pasa factura al organismo  en cuanto a gasto calórico se refiere. Por tanto, ante la ausencia de entrenamiento, éste siempre va a intentar deshacerse de ese lastre.

Ahora bien, generar masa muscular le cuesta al organismo aún mas que mantenerla. Por ello, si tenemos una disciplina de entrenamiento continuo, toda nuestra ingesta se va a destinar a reponernos del esfuerzo y a mantener nuestra base muscular en vez tomar rutas metabólicas de almacenamiento de grasa.

POR IR RESUMIENDO

La dieta y el entrenamiento físico nunca deben ir enfocados a cómo deshacernos de las calorías sino a como hacer un buen uso de ellas.

Si queremos cambiar nuestro físico, hemos de incidir en estimular procesos hormonales que orienten nuestros procesos metabólicos a generar y mantener masa muscular.

Lo importante no son las gallinas que entran, ni las que se van, sino lo adecuado del corral.

 

Pablo Leante
One2one Training

WhatsApp chat
Scroll To Top