Blog

Mitos de la actividad física: Cuando sudo adelgazo…

Seguro que alguna vez te has cruzado con alguna vecina que venía de hacer ejercicio, empapada en sudor, y te ha comentado que se ha comprado una faja estupenda para salir a andar que le comprime toda la pared abdominal (el michelín), y que desde que la usa, suda el doble y por consiguiente, pierde muchas más grasa (especialmente en la zona abdominal)!.

¿Tiene esto sentido?. 

Vamos por partes…

Lo primero que tenemos que tener claro al respecto es que el sudor es un medio de refrigeración, como respuesta al aumento de temperatura corporal, y nunca un indicativo metabólico… es decir, el sudor no es proporcional a las kcal quemadas.

Cuando practicamos actividad física nuestro cuerpo produce calor, y cuando éste adquiere una temperatura superior a los 37ºC, nuestro sistema simpático se activa para que, por medio de la expulsión y evaporación del sudor, baje nuestra temperatura corporal.

Entonces cuando sudamos… ¿no adelgazamos?

Por supuesto que NO!

Cuando hacemos ejercicio generamos calor y metabolizamos calorías, pero no es el calor lo que hace quemar dichas calorías, sino el propio ejercicio en sí.

Naturalmente, después de sudar, y como consecuencia del agua (y las sales minerales) que se evapora por nuestros poros, nuestro peso será sustancialmente más bajo, pero en el momento que repongamos ese agua, nuestra homeóstasis y la aguja de nuestra báscula volverán a situarse en los valores iniciales.

Por tanto, cuando buscamos aumentar la producción de sudor a través de prendas que suban la temperatura corporal o la incorrecta de transpiración del sudor, lo único que estaremos provocando es una deshidratación, que reducirá nuestra capacidad de rendimiento, impedirá que nuestro sistema cardiovascular funcione de manera adecuada e incluso, podría llegar a ser muy peligroso en caso de no reponer líquidos de forma constante.

Desde One2one te recomendamos:

– Utilizar ropa cómoda y transpirable, que facilite la evaporación del sudor de una forma correcta y ágil

Rehidratación constante, antes, durante y después con agua y sales minerales. Cuando sudamos no solo expulsamos agua sino también sales minerales esenciales para el metabolismo y que necesariamente hemos de reponer.

No practicar deporte sin camiseta ya que disminuye la capacidad de evaporar el sudor, repercutiendo en tu rendimiento y en las ganas la de tus compañeros y adversarios de acercarse a ti.

Primero entrena y luego suda, nunca al contrario.

 

Pablo Leante
One2one Training

WhatsApp chat
Scroll To Top